Parto Natural: TODO lo que Debes Saber

Dar a luz a un bebé es uno de los procesos más hermosos por los cuales una mujer puede llegar a pasar. Sin embargo, pocos pueden llegar a apreciar lo especial de todo este proceso por la desinformación y desconocimiento que hay sobre el mismo, siendo el parto natural aquél tipo de parto que menos estima se le tiene y que, sin embargo, resulta ser el más seguro y reconfortante de todos.

Por eso y más es que aquí encontrarás TODO lo que debes saber sobre el parto natural, de forma que sepas qué esperar y qué no de este proceso tan arduo como gratificante.

¿Lo Sabías?

[orbital_cluster categories=”2″ order=”DESC” postperpage=”9″]

Qué es el Parto Natural

El parto en sí mismo es el último proceso por el cual el cuerpo de una mujer se somete para dar a luz a un bebé. Dicho proceso, marca la culminación del embarazo humano y suele comenzar el mismo cuando aparecen las contracciones uterinas regulares, mismas que van aumentando con frecuencia y que preparan todo el escenario para el nacimiento del infante.

Sabiendo lo anterior comentado, se puede definir como parto natural o parto normal a ese proceso de dar a luz en donde se utiliza muy poca tecnología o procedimientos quirúrgicos, dejando así que la naturaleza del proceso siga su curso por sí mismo. Usualmente, el proceso de parto normal se categoriza en cuatro fases diferentes:

  1. La dilatación y borramiento del cuello uterino.
  2. El descenso del feto (preparándose para salir).
  3. El nacimiento del bebé.
  4. El alumbramiento de la placenta.

Usualmente este proceso natural suele acompañarse con anestésicos o medicamentos como la oxitocina,  misma que se suele implementar cuando se detectan complicaciones en el retraso del alumbramiento.

Cómo saber si es Parto Natural o Cesárea

Para saber si la mujer puede optar por un parto Natural primeramente se debe evaluar si se trata de un embarazo de bajo riesgo. Esta clase de embarazos, como su nombre lo indica, son en donde el feto se ha desarrollado como debería y en donde la mujer no posee ningún tipo de complicación extrema en su organismo. ¡En estos embarazos la mayoría de las mujeres optan por parto natural!

Ahora bien, cuando se trata de un embarazo de alto riesgo la cosa puede complicarse un poco, ya que este factor en particular podría hacer más difícil la realización de un parto natural. Por tanto, quien decide en este caso si se procede o no a hacer el parto natural o la cesárea es el médico o especialista que está siguiendo tu embarazo. ¡Él te dirá cuál es la mejor alternativa!

Por otro lado, si tienes un embarazo de bajo riesgo y aun así tienes dudas sobre si elegir cesárea o parto natural para el momento de dar a luz entonces es menester indispensable que consideres lo siguiente:

  • El parto natural suele ser mucho más seguro aunque sí será más doloroso e implicará un gran trabajo de tu parte.
  • Todos los partos son diferentes y por tanto, debes llegar a un acuerdo con tu doctor o médico que sigue tu embarazo para optar por la opción más segura según sea tu caso.
  • El proceso de recuperación de una cesárea es mucho más largo que el de un parto natural.
  • Ningún parto es mejor o peor que el otro, depende de cómo sean las condiciones de la mujer y de su bebé en el vientre para optar por una u otra alternativa. Dicho esto, ¡escoge la opción de parto con la cual te sientas más cómoda si es que puedes elegir!

Cómo prepararse para un Parto Natural

Lo primero que debes hacer para prepararte ante un Parto Natural ya lo estás haciendo: ¡Buscar información! Mientras más sepas sobre el tema del parto natural mucho más preparada estarás para afrontar este mágico momento:

  • Date el tiempo de conocer tu cuerpo y saber qué es lo que puedes hacer para relajarte. Hay que recordar que al momento del parto se debe tener una postura cómoda que ayude al alumbramiento del niño, siendo esta postura la más adecuada para ti.
  • Trata de realizar actividad física moderada durante el embarazo, de forma que puedas preparar tu cuerpo para el gran momento de estrés corporal que supone el alumbramiento. ¡El yoga prenatal es una buena herramienta para esto!
  • Los ejercicios de respiración también tendrás que practicarlos antes del parto, ya que una buena bocanada de aire en el proceso puede hacer la diferencia entre un parto natural fácil y uno difícil.
  • Mantén una dieta balanceada y una rutina diaria poco exigente que mantenga tanto tu buena salud como la del bebé que llevas en tu vientre.

Síntomas de Parto Natural

Los síntomas en un parto natural pueden variar dependiendo de la mujer embarazada. Sin embargo, existen ciertas señales comunes que se suelen repetir mucho en las mujeres justo antes de entrar en trabajo de parto:

  • Aumento de la secreción vaginal, siendo este el famoso momento en donde la mujer empieza a expulsar el llamado tapón que protege al bebé durante el embarazo. Vale mencionar que este tapón puede salir tanto completo como por partes, pudiendo salir días antes del parto o incluso el mismo día. ¡Por eso es que se necesita tener pleno conocimiento de tu cuerpo!
  • Tienes mucha más energía que los días anteriores. Este síntoma es de los más variables y tiende a suceder porque el cuerpo ya sabe que el parto será un proceso arduo donde se necesitará más combustible de lo normal.
  • El adelgazamiento del cuello uterino, siendo este un proceso normal en los partos naturales y que, efectivamente, se da cuando se empieza el proceso de parto. Este hecho se acompaña con la dilatación, misma que puede llegar a delatar que ya se está lista para dar a luz.
  • Respiras mucho mejor, teniendo las fosas nasales mucho más destapadas y teniendo pocos o ningún problema que afecte a la respiración.
  • Sientes que tus tripas están duras, siendo la causa de esto lo que se conoce como “contracciones prematuras” o “contracciones de Braxton Hicks”. Generalmente, las mujeres primerizas no tienden a notar estas contracciones, las cuales se diferencian con creces de las contracciones reales. ¡Es cuestión de prestar atención!
  • Tienes más frecuencia los calambres musculares, siendo estos provocados (en su mayoría) por la presión del útero y la cabeza del bebé que está listo para salir.
  • Sientes una abrumadora necesidad de tener todo listo, algo que se suele agudizar en las mujeres cuando ya están a punto del parto.

Beneficios del Parto Natural

Aunque pueda llegar a dar algo de miedo, los partos normales suelen ser la mejor alternativa en vista de la cantidad de beneficios que traen tanto a la madre como al pequeño niño a punto de nacer:

  1. La madre podrá tener mucha más dirección y control en el parto, ayudando de forma más personal a su hijo para que nazca. ¡La mujer juega un papel crucial en el parto natural!
  2. En el parto natural existen muchos menos riesgos para la mujer embarazada, siendo el mejor ejemplo de ello el hecho de que pierdes menos de la mitad de la sangre en un parto normal que en un parto por cesárea.
  3. El riesgo de padecer de infección en el útero se reduce drásticamente con este tipo de parto.
  4. El parto natural favorece a la liberación y producción propia de oxitocina, lo cual estimula de manera inmediata la producción de leche por parte de la madre.
  5. En el parto natural el bebé es capaz de recibir mejor oxigenación tanto en el cerebro como en el resto de su pequeño cuerpo. ¡Esto lo puede ayudar a tener un sistema respiratorio saludable!

Ejercicios para Parto Natural

Un aspecto muy importante de la preparación para el Parto Natural consiste en acondicionar el cuerpo para que este pueda soportar todo lo que este arduo proceso demanda. Una excelente forma de hacerlo, es precisamente realizando ejercicios para un parto natural más orgánico, mismos que te ayudarán a que el bebé salga rápidamente y sin ningún tipo de contratiempo.

  1. El primero de estos ejercicios para un parto rápido que se pueden aconsejar es todo aquel que se realice con una pelota de Pilates. Dicho objeto, puede ayudar a aliviar la presión en los isquiones, además de relajar los huesos de la pelvis y hasta acomodar y aliviar la espalda. ¡Con simplemente sentarte en esta pelota y estirarte un poco ya estarás haciendo un gran ejercicio!
  2. La caminata diaria es otro ejercicio simple que una mujer puede realizar en sus últimos días de embarazo. Este ejercicio, ayuda a inducir contracciones uterinas, lo cual hace que el bebé descienda a la parte inferior del útero con mayor facilidad.
  3. Finalmente, se puede recomendar como ejercicio para un parto natural eficiente el yoga para embarazadas, mismo que te permitirá estirar y tonificar el suelo pélvico a la par de prepararte para ese gran día de parto. Entre estos ejercicios se destaca la mariposa, mismo que fortalece los músculos de la espalda y de la pelvis al mismo tiempo. ¡Ya lo sabes!

Qué tanto Duele un Parto Natural

En este punto no hay que engañarse: Parir de forma natural realmente duele. No obstante, este dolor puede ser menor al que imaginas si es que se realiza la técnica de parto natural adecuada para la mujer. Esto dicho significa que, mientras la mujer se mantenga consciente del proceso y busque su comodidad en el mismo, el dolor disminuirá drásticamente.

Ahora bien, ante la pregunta de qué tanto duele un parto natural, la respuesta realmente puede ser muy variable, ya que no todas las mujeres perciben el dolor de la misma manera y peor aún, no todas tienen la misma clase de parto natural entre sí como para determinar una escala de dolor. Por consiguiente, entendiendo que el dolor puede ser físico y psicológico, lo mejor aquí es tratar de hacer lo máximo posible para no sufrir con el parto natural. Porque sí, ¡no es lo mismo el sufrimiento y dolor en el parto natural!

También te puede interesar:

[orbital_cluster categories=”3″ order=”DESC” postperpage=”6″]

Preguntas Frecuentes sobre un Parto Natural

¿Puedo Barrer y Trapear después del Parto Natural?

Por supuesto que sí. Siempre y cuando se estén siguiendo todas y cada una de las advertencias y cuidados del médico, es probable que puedas barrer, trapear y realizar esta clase de trabajos cotidianos a los dos días de haber dado a luz. Eso sí, se reitera que no se debe someter al cuerpo a tanto estrés ya que aún se encuentra en un proceso de normalización (producto del parto precisamente). ¡Tómalo con calma!

¿Qué es mejor, Parto natural o Cesárea?

Como ya se comentó con anterioridad, no existe ningún parto que sea mejor o peor que otro. Dependiendo del caso, puede resultar ventajoso practicar un parto natural o un parto por cesárea respectivamente.

Dicho lo anterior, en dado caso de que se tenga un embarazo de bajo riesgo y se pueda elegir entre uno de estos dos tipos de parto, lo más recomendado sería optar por el parto natural, el cual presenta una recuperación femenina mucho mayor que el parto por cesárea.

¿Qué es más riesgoso, Parto natural o cesárea?

Ante esta pregunta, la respuesta es muy clara. El parto por cesárea es un poco más riesgoso que el parto natural, ya que en sí mismo es un procedimiento en donde el cuerpo de la mujer es sometido a algo para lo cual no está acostumbrado. Solo con eso y, entendiendo que se pierde más sangre en un parto por cesárea que en un parto natural, se puede ver de forma rápida cuál de los dos resulta más seguro (aunque esto no tiene que ver con cuál duela más o cuál sea más fácil de realizar).

Qué Comer ANTES del Parto Natural

  1. Dátiles: Varios estudios han demostrado que los dátiles pueden llegar a mejorar el progreso del parto además de reducir la necesidad de inducción y el sangrado postparto, pudiendo actuar como un estimulante para las contracciones uterinas.
  2. Piña: Esta fruta tan exótica contiene altas cantidades de bromelina, una enzima capaz de romper las fibras de colágeno lo cual ayuda a ablandar el cuello uterino y así facilitar su dilatación.
  3. Té de hojas de frambuesa: En este caso tenemos una planta muy rica en vitamina C y ácido fólico, usándose antiguamente para depurar el hígado y los riñones. ¡Es una planta que te puede ayudar a mejorar el dolor de las contracciones en el parto!, facilitando así todo el proceso.

Si incluyes estos alimentos en una dieta balanceada, ten por seguro que el parto natural será sencillo y hasta reconfortante.

Qué Comer DESPUÉS del Parto Natural

  • Alimentos altos en fibra, para que no sufras ningún tipo de estreñimiento que son muy normales después del parto natural. Las lentejas, manzana con cáscara y betabel son las mejores alternativas para comer.
  • Alimentos altos en proteínas, siendo necesarias para garantizar la calidad de la leche materna que estás produciendo.
  • Alimentos con hierro, siendo este nutriente muy importante para la salud en general y el cual garantiza una correcta oxigenación del cerebro. ¡El hierro no puede faltar para la lactancia!

Todavía queda mucho más que se puede saber sobre el parto natural por lo que, si aún tienes dudas, no esperes más y busca justo aquí lo que más te interesa con relación al tema. ¡Seguramente encontrarás esa información que estás buscando!